fbpx

Andrés Panasiuk

Entrevista de Editorial Veráz con el Dr. Andrés G. Panasiuk – fundador de El Instituto para la Cultura Financiera

1. ¿Puedes contarnos cómo llegaste a ser un conferencista conocido a nivel mundial?
La verdad, es que eso de llegar a ser un “conferencista internacional” fué más una cuestión de necesidad que de diseño. Hay gente que quiere, planifica y mercadea su nombre para ser un orador a nivel mundial, yo -en cambio- fui empujado a serlo.
Cuando me uní al Dr Larry Burkett en 1996 para comenzar el departamento de habla hispana de Christian Financial Concepts no me dí cuenta de algo que parecía obvio: había elegido meterme en un área en la que muy poca gente había incursionado en el pasado. Eso, me llevaría a tener una amplia demanda en el Cuerpo de Cristo, primero, en Estados Unidos y, luego, en el resto del mundo en la medida en la que la organización se expandió por los cinco continentes.
El Dr Burkett siempre decía: “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”… ¡y eso es lo que creo que me pasó!
Por otro lado, las ideas sobre comunicación interpersonal y de grupo que desarrollé durante mis 11 años de ministerio en Chicago me ayudaron muchísimo a comunicar con excelencia este tema tan difícil cuando el equipo del Dr Luis Palau me invitó a viajar con ellos y hacer sus conferencias de pastores a partir de 1997. Creo que ese fue el momento específico en el que dejé de ser un pastor nacional y me convertí en un conferencista internacional. Siempre estaré agradecido al Dr Palau y a cada uno de los miembros de su equipo por darme esa plataforma y la oportunidad de ministrar a tantos pastores del continente…

2. ¿Qué consejo u acontecimiento recordas que fue el eslabón que te llevo a enseñar de finanzas? 

La razón por la que empecé a incursionar en el tema de la mayordomía bíblica fué porque la Iglesia Evangélica Misionera de Chicago -a la cual servía como pastor desde comienzo de los años ’90- necesitaba ser restaurada en el tema de las finanzas. Estudiando el tema de la falta de fondos de la iglesia, me dí cuenta que si la gente estaba gastando el salario del mes siguiente en este mes, el diezmo de cero, es cero. Necesitaba encontrar un material que enseñara cómo quiere Dios que manejemos el 90% restante. Como no encontré nada en español, contacté a la organización del Dr Larry Burkett en el norte de Atlanta, que en ese momento era la más conocida. Lo demás, es historia.

3. ¿A qué edad descubriste que poseías el don de influenciar en otros?

La verdad es que no estoy seguro que soy yo, realmente, el que influencia a otros en mis eventos y conferencias. Siempre, antes de subir a la plataforma, le pido al Espíritu Santo que sea El el que enseñe a la gente lo que ellos necesitan escuchar. He podido comprobar a través de los años que el Espíritu Santo enseña por mí, porque años después de mis charlas la gente me comenta frases e ideas que les tocaron… ¡y que yo sé a ciencia cierta que no las dije!

Mi padre, por otro lado, era un vendedor y un exitoso empresario. Tenía a su cargo muchísimos vendedores que trabajaban con él. Creo que se me pegó algunas cosas de los vendedores con los cuales crecí desde que tenía como 9 o 10 años. 

4. Qué piensas de la frase: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.
Creo que fué Rita Mae Brown, en su libro Starting from Scratch, que dijo que “la definicion de locura es: hacer las cosas una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Eso es lo que nos ocurre a los latinoamericanos en el campo del manejo de las finanzas. Quisieramos tener una vida económica distinta, pero no queremos cambiar la manera en la que hacemos las cosas. 

Yo creo que si uno quiere ser deportista, debe pensar como un deportista: levantarse temprano, hacer ejercicios, cuidar la dieta, tener un entrenador experimentado… Orar y declarar tener el cuerpo de Míster Universo no es suficiente. También hay que trabajar duro, dejar las hamburguesas, las gaseosas, y las papas fritas. Hay que levantarse temprano, dormir lo suficiente, sacrificar tiempo, esfuerzo y dinero para lograr la meta de ser un buen deportista.

Nosotros queremos que las cosas nos pasen por “arte de magia”. Creemos que llevar los diezmos a la iglesia es suficiente para desarrollar una vida económica de provisión y abundancia. Eso es un sueño infantil. 

Creer una cosa así -sin tener un compromiso a obedecer toda la Palabra de Dios- como querer hacer un pastel de manzanas, sólo con manzanas. Por supuesto que uno no pensaría jamás hacer un pastel de manzanas sin manzanas… pero las manzanas no son el único ingrediente para el pastel: también hace falta la harina, la sal, el jugo de limón, la azúcar, la canela… La sanidad financiera se alcanza con trabajo. 

Proverbios 21:5 dice: “Los planes del diligente llevan a la abundancia, mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. Hay que ser diligente y hay que tener e implementar planes. Los atajos sólo nos llevan a la pobreza.

5. Tengo entendido que también dedicaste parte de tu vida a los medios, ¿cómo es esta faceta de comunicador y cómo la aplicas al trabajo en la iglesia?
Siempre voy a dar gracias a Dios por la bendición de haber trabajado para la radio hispana del Instituto Bíblico Moody. Allí hice amigos y conocí personas que llevaré en mi corazón por el resto de la eternidad. Trabajar para una institución como esa, me permitió obtener altas aptitudes como comunicador social, desarrollar un profundo amor por la radio como medio de comunicación interpersonal, entender qué significa la excelencia, y adquirir cierta forma de pensar en grande a la que yo no estaba acostumbrado por haber crecido en un barrio muy normal de las afueras de la ciudad de Buenos Aires (Moody tenía un presupuesto cercano a los 90 millones de dólares anuales cuando tuve el privilegio de trabajar allí). 

Eso me impulsó a desarrollar un programa que se llamó “Un Minuto Financiero”, por ejemplo, que se convirtió en un fenómeno en todo el continente. Eventualmente, ese programa me llevo a desarrollar “Cultura Financiera”, un comentario financiero familiar de 5 minutos que se escucha en cientos de emisoras en todo el continente.

6. Al parecer haces de todo… ¿cuántos libros has escrito?
He tenido el gozo de escribir unos diez libros -ocho de finanzas y un devocional para padres e hijas. Estoy trabajando en cinco más. También hemos salido al mercado con una serie de libritos de autoayuda con la American Bible Society, con varias versiones de ¿Cómo llego a fin de mes?, con un estudio bíblico video-dirigido en DVD de ese famoso libro y con una Biblioteca Electrónica -la BECA financiera- que ahora se distribuye en-línea a traves de LOGOS. 

Finalmente, el Señor me ha permitido el gozo de editar y contextualizar el libro “El Poder de la Generosidad”, de Omar Cabrera, Jr, varios estudios bíblicos financieros para grupos pequeños y el desarrollo de un material de certificación de Líderes en Transformación Económica llamado “Liderando en la Economía del Reino” -que fué originalmente creado en español y, creo yo, es la mejor certificación en Mayordomía Bíblica del mundo. 

7. ¿En que lugar de tu entorno te brotan las ideas para un libro?
Normalmente los libros nacen de la necesidad ministerial que va surgiendo en el camino. Y, como hay tanta necesidad en el área de las finanzas, no es difícil salir con los temas de cada libro.

Mis libros normalmente nacen de mis enseñanzas y mis predicaciones. Alguien me invita a predicar, vemos que hay una necesidad en particular y viendo la reacción de la gente a la enseñanza salimos con la idea del libro.

“La Mujer que Prospera” nació en un evento de mujeres que hicimos en Guatemala juntamente con las hermanas de AGLOW hace varios años atrás. El contenido de “Las Diez Leyes Irrefutables” lo probé por primera vez un domingo a la mañana en la Fraternidad Cristiana de Guatemala, con el permiso del pastor Jorge H López. “¿Cómo vivir bien cuando las cosas van mal?” surgió de la necesidad de tener una respuesta bíblica a la crisis económica que vive el mundo de hoy. 

Ahora estoy trabajando en un material para líderes que desarrollamos para una conferencia con mis amigos de Lidere -la organización de John Maxwell para latinoamérica. Se va a llamar “Decisiones que Cuentan” y le va a mostrar a los pastores, profesionales y empresarios cristianos cómo tomar decisiones económicas basados en la Palabra de Dios.

8. ¿Cuándo tomaste las riendas de Conceptos Fiancieros y por qué el cambio a Cultura Financiera?
El 1ro de septiembre de 1996 mi esposa y yo dejamos mi trabajo en el Instituto Moody para comenzar una organización que enseñara mayordomía bíblica. Sentíamos el inequívoco llamado de Dios. Estabamos dispuestos a levantar fondos y desarrollar una organización propia. Sin embargo, nuestra amistad con la familia del Dr Larry Burkett -especialmente con su hijo mayor, Allen- nos llevó a presentar la propuesta de desarrollar la organización dentro de Christian Financial Concepts. Yo comencé a trabajar oficialmente para esa institución el 15 de enero de 1997. Allí nació Conceptos Financieros Cristianos. 

Con el tiempo, la organización se fucionó con otra, el Dr Burkett falleció, vinieron nuevos líderes y para el 2009 el liderazgo de la organización americana estaba implementando planes operativos que diferían con la misiología con la que mi esposa y yo habíamos llegado a ese hermoso ministerio. Fue entonces cuando un grupo de líderes latinoamericanos y nuestra pareja decidimos fundar El Instituto para la Cultura Financiera -una institución educativa y no-comercial con su Casa Matríz en la ciudad de Guatemala.

Mi esposa Rochelle y yo amamos y nos llevamos personalmente muy bien con el liderazgo de Conceptos Financieros. Sin embargo, creemos que la iglesia latinoamericana está en un momento muy especial y por eso requiere de un encare también muy especial. En los últimos años Cultura Financiera ha puesto a disposición de la Iglesia de habla hispana una serie de productos y herramientas que nos hubiesen sido muy difícil de lanzar a menos que estuviésemos funcionando en forma independiente.

9. En la actualidad, ¿en qué inviertes mas tu tiempo, y como haces para atender tantos compromisos sin descuidar tu organización?
Una gran cantidad de mi tiempo está siendo invertida en escribir, editar, asesorar a líderes (religiosos y empresariales), y viajar para participar en eventos internacionales -tanto dentro como fuera del mundo religioso.

A pesar de tener un alto nivel de impacto, en realidad, tenemos una estructura sencilla y un equipo con un altísimo nivel de profesionalismo. Mi gente, en realidad, no me necesita -¡y lo peor es que lo saben!

Nuestra nueva estructura de expansión y crecimiento estará basada en iglesias. Estamos buscando congregaciones visionarias, de vanguardia, misioneras, con un alto impacto en su comunidad y que quieran trabajar junto a nosotros por la transformación económica del Cuerpo de Cristo y de nuestro continente. Eso nos ayuda a no tener que llevar la carga solos y a no tener que colocarme a mí en el centro de todas las decisiones.

10. ¿Cuántas personas conforman el equipo que empuja Cultura Financiera y a qué se debe sean un éxito rotundo?
Nuestras oficinas y nuestro liderazgo es bien horizontal y está diseminado por todo el continente. Te recomiendo el libro “El Mundo es Plano”, de Thomas Friedman, para enteder cómo estamos constituidos en nuestro Equipo de Trabajo. Por ejemplo, tenemos 5 personas que trabajan regularmente en nuestra Casa Matríz de Guatemala; además, mi Asistente Administrativa también vive allí y trabaja desde su casa. Nuestro Webmaster está en Morelia, Mexico. En esa ciudad también tenemos un Centro de Servicios con un equipo de unas 6 personas que trabajan con nosotros (3 de tiempo completo). En Puebla tenemos una persona más que dirige nuestra escuela de capacitación y en Chicago, EEUU, vive nuestro productor del programa de radio y nuestra co-anfitriona. Rochelle y yo vivimos en Orlando. Además, todos los años sumamos más y más Socios Ministeriales a nuestra red continental de iglesias “modelo” y sus Lideres de Mayordomía suman sus conocimientos y capacidades al trabajo de la red ministerial. Actualmente, tenemos 12 Socios Ministeriales activos en EEUU, México, Guatemala, Honduras, Colombia, Venezuela, Ecuador, Paraguay, Argentina, Chile y Brasil. ¡Es difícil saber exactamente cuántos somos!

El éxito que hemos tenido creo que es una mezcla de la gracia de Dios -sobre todo-, la aceptación de nuestro estilo de enseñanza por parte de la pastoral del continente, la excelencia en los productos y eventos que realizamos (casi todos nuestros libros han sido nominados o ganaron algún premio internacional), y la misiología que seguimos (nuestros materiales se implementan y se ven como si hubiesen sido escritos por latinos, para latinos).

11. ¿Qué es lo mas difícil de hablar cuando se habla de dinero?
Creo que lo más difícil de hablar tiene que ver con el ser, más que con el hacer. Cuando hablamos de finanzas, quién debo ser yo es mucho más importante que lo que debo hacer -porque quién son yo en mi interior determina cómo pienso, y cómo pienso me lleva a tomar decisiones que eventualmente me conducirán al éxito o al fracaso económico.

Cuando uno habla de la vida interior de las personas y está en el negocio de cambiar paradigmas, uno está metido en una de las tareas más difíciles del mundo. Enseñar a la gente a amar el orden, a ser pacientes, a ser perseverantes, a vivir una vida financieramente santa delante de Dios… es una de las cosas más difíciles de lograr.

12. ¿Por qué el cambio de vivienda a México y como lo tomó tu familia?
En julio del 2011 recibimos una invitación por parte del pastor Andrés Spyker, de la iglesia Vida Abundante-Morelia (ahora, Más Vida-Morelia), para llevar a cabo un proyecto que impactará a las iglesias de todo el continente: desarrollar en Morelia un modelo replicable de un Ministerio de Transformación Económica. Ahora que volvimos a Orlando, EEUU, estamos llevando este modelo al resto del continente -y del mundo!

La idea fue invertir unos tres a cinco años en desarrollar un modelo que el resto de las iglesias de vanguardia del continente puedan replicar en sus propias ciudades. El modelo tendrá un Area de Prevención (con seminarios, talleres y estudios bíblicos para grupos pequeños), un Area de Restauración (con Mentores Financieros), un Area de Empresarios y Profesionales (con un ministerio hacia el mundo de la empresa y una incubadora de negocios).

La familia, gracias a Dios, respondió muy bien. Rochelle, mi esposa, es cuarta generación de misioneros, pastores y plantadores de iglesias. Ella está contentísima haber vivido en un ambiente inter-cultural. Mis hijos también están entusiasmados por haber tenido la oportunidad de aprender mejor el idioma y tomar la cultura de un gran país como lo es México.

13. ¿Cómo es un día común y corriente de Andrés Panasiuk?
La verdad, es que no existen “días comunes y corrientes” en la vida de Andrés Panasiuk… y, si no, ¡pregúntale a mi secretaria!
En realidad, hay días de oficina que son muy normales y corrientes, con reuniones personales y por internet todo el día, hay días de viajes, días de conferencias, días en los que escribo y edito material y hay también días en los que me quedo en casa y ¡ni siquiera me quito el pijama! (esos son mis favoritos).

14. ¿Cuántos años son ya de ministerio, y cómo te te sientes después de tan largo recorido?
Prediqué mi primer sermón en 1978, durante una reunión de jóvenes en el interior de mi país. Desde entonces que tengo una profunda pasión por enseñar las Escrituras. Me ordenaron como pastor diez años después, en el año 1988, en la ciudad de Chicago. Puedes sacar la cuenta y elegir el número que quieras como el comienzo de mi ministerio.

Honestamente, no siento el recorrido como largo. Cada mañana me levanto mirando hacia adelante. Soñando nuevos sueños. Pensando en todo lo que queda todavía por hacer. Así estoy diseñado por Dios. Miro hacia adelante y casi no medito en las cosas del pasado -sólo lo hago con el fin de aprovechar la experiencia adquirida y aprender de las buenas y malas decisiones en la vida.

15. ¿Cuál a sido tu actitud ante los golpes de personas en quienes haz confiado?
De nuevo: Dios me dió una personalidad que constantemente mira hacia adelante. Me han pasado cosas muy difíciles a lo largo del camino. Pero tiendo a procesarlas, aceptarlas y olvidarlas. Isaías 43:18 dice claramente: “Olviden las cosas de antaño;  ya no vivan en el pasado…” (NVI). Yo creo profundamente en esta verdad. 

Trabajo arduamente para sacar de mi vida toda raíz de amargura, perdonar, y seguir adelante. Creo que la amargura, el resentimiento y los deseos de venganza (y lo explico en “¿Cómo llego…?”), son torpedos que eventualmente nos llevan al hundimiento de nuestros proyectos, nuestras empresas y de nosotros mismos como personas. 

No es que no me duela cuando me clavan el cuchillo por la espalda. Es que tengo la tendencia a no recordar mis “vidas pasadas” una vez que resucito.

16. ¿Cuáles serían los consejos claves en el manejo de las fianazas?
Primero, entender que el ser es más importante que el hacer: ser administradores (no, dueños de nuestras cosas), ser ordenados, pacientes, perseverantes, libres, honestos, íntegros, previsores, diligentes, generosos…
Segundo, hacer un plan para controlar gastos, hacer un plan para salir de deudas, tener un buen seguro de vida (para los empresarios con deudas), tener metas y límites para nuestro estilo de vida, hacer un testamento o un plan para traspasar inteligentemente la herencia, trabajar en equipo con la esposa, entrenar a los herederos, establecer metas para dar generosa y abundantemente a Dios y a los demás…
Tercero, aprender los Principios Eternos de la Palabra de Dios para manejar las finanzas personales y obedecer a muerte esos principios.

17. Según tu experiencia ¿cuáles son los problemas financieros que más afectan a los cristianos?
Lamentablemente, los problemas financieros que más afectan a los cristianos son los mismo que afectan a los no-cristianos. Eso, es porque los cristianos están manejando sus finanzas de la misma manera que la gente no-cristiana. Entonces, los problemas más comunes son el endeudamiento, la falta de orden, el “vivir al-día”, las peleas por dinero en la pareja, el estrés financiero, y, finalmente, la falta de comunicación y trabajo en equipo dentro de la pareja.

Uno debe recordar, sin embargo, lo que siempre decía el Dr Larry Burkett: “La forma en la que manejamos nuestro dinero, es una expresión externa de una condición espiritual interna”. Entonces, en el fondo, el problema más común en los cristianos el día de hoy, es que necesitamos madurar en Cristo y, de esa manera, demostrar el fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas (Gálatas 5:22,23). Cuando ese fruto se manifiesta, muchos de los problemas económicos desaparecen como consecuencia de un cambio transformacional de adentro hacia afuera.

Esa es nuestra meta en el continente: llevar a la Iglesia a entronar a Jesucristo en el corazón de los creyentes de habla hispana, ayudarlos a madurar en su fe y, como consecuencia, sanar financieramente al Cuerpo de Cristo en latinoamérica para permitirle transformar las naciones en las que se encuentran e impactar cumpliendo la Gran Comisión en el resto del mundo.